Último episodio publicado: 28 de abril de 2024


15 de octubre de 2021

Impresiones con G-Darius HD; la locura de los pescados espaciales en su apogeo

La serie Darius de Taito es una de esas sagas de matamarcianos que han perdurado hasta la actualidad. A las entregas más contemporáneas como Dariusburst, se han venido también hasta los circuitos de nuestras máquinas favoritas reediciones, compilaciones y remakes de prácticamente todos los juegos de la serie. G-Darius faltaba aún en el elenco, y tras pasearse por consolas japonesas hace ya bastantes meses, toca el turno para hacer lo propio en Occidente de la mano de ININ Games.

La segunda mitad de los 90 fue complicada para los creadores de videojuegos. La transición de las 2D a las 3D se llevó por delante a muchos estudios que no supieron adaptarse a la nueva tendencia en el mercado (al menos, a la tendencia mayoritaria), y algunos géneros sufrieron mucho más que otros la susodicha transición. Los matamarcianos más tradiciones serían seguramente uno de ellos, y el puro shmup casi se vio relegado únicamente al circuito del salón recreativo, precisamente donde nació en 1997 este G-Darius, en una placa FX-1B, dotada de un hardware muy similar al de la famosa PlayStation.

El primer nivel ya es toda una declaración de intenciones

 

De hecho, un servidor conoció el juego en la máquina de Sony, donde fue lanzado a finales del 98 por estos lares. Los colores brillantes, el aspecto mecanoide de esos peces espaciales (¿o es al revés?), y el regust que me dejó varios años antes el irregular Darius Twin de Super Nintendo, me sumergió de cabeza en un juego que rebosaba de calidad técnica, un diseño espectacular y una jugabilidad estudiada y muy cuidada, aunque también dotada de una dificultad notable.

A medida que avanzamos las cosas se van poniendo más chungas

 

No está de más recordar que G-Darius es uno de los pocos ejemplos de esa transición dulce del 2D al 3D al que hacíamos mención un poco más arriba. Los diseñadores de taito supieron amoldarse y construir un shooter excelso a partir de la base de Darius Gaiden, y aprovechar todo lo aprendido en cuanto a mecánicas basadas en su propia serie y en las de juegos de la competencia. Dotado de unos gráficos pulidos, poligonales y muy brillantes, los movimientos de cámara y las transiciones en los escenarios son complejos y ayudan a profundizar mucho en la acción, dejando en pañales a esfuerzos bastante posteriores como los de la mismísima Irem en su R-Type Final.

 

¡Atrapa ese pez!

 

Además de una originalidad  bastante apetecible en el aspecto gráfico, apoyado en el aspecto marino de los enemigos característicos de la serie, también se obtuvo un buen resultado a nivel técnico, que no estaba exento de ralentizaciones, pero que estrujaban con muy buen resultado el hardware de la consola. La música, una maravilla que vuelve a alcanzar cotas de lo experimental por parte de Zuntata, resulta tan inmersiva como extraña en ocasiones, pero siempre logra destacar por encima de disparos, explosiones y la lluvia de balas que aparece en pantalla. Ya desde el primer nivel, cuando parece que ni siquiera está sonando, van incorporándose compases y notas piscodélicas hasta que subimos el volumen inconscientemente para disfrutar de este sonido tan característico... y perdemos una vida por distraernos.

El control del alpha burst es totalmente imprescindible

 

Y es que G-Darius, como buen exponente del género, también resulta ser un juego dotado de un nivel de dificultad alto. La jugabilidad, mecánicas y manera de mejorar nuestras puntuaciones, se van desplegando poco a poco ante nosotros, como capas superpuestas, que iremos dominando con no pocas partidas, siempre y cuando seamos capaces de sobrevivir con el infierno que se sucede en pantalla. La posibilidad de capturar enemigos en nuestro provecho (incluidos jefes de mitad de fase), y las encarnizadas oleadas de enemigos, se complementan perfectamente con las habituales subidas de nivel de la capacidad de nuestra nave al atrapar los habituales orbes de colores.

 

Las batallas con los jefes finales son épicas

 

Y luego están los enfrentamientos contra los bosses finales, auténticas fortalezas que podrían ser niveles nuevos en sí mismos, por la cantidad de patrones de ataque, estrategias que debemos tomar y formas de destruirlos. Dominar la técnica del alpha burst (el tremendo rayo sobre el que se originan los principales duelos con estes jefes), será totalmente necesario y, además, también es un componente fundamental para aumentar de forma exponencial nuestras puntuaciones, toda vez dominemos el resto de aspectos del juego y queramos empezar a batir nuestros récords.

G-Darius no es un juego estrictamente corto, gracias a los diferentes caminos que podemos tomar en nuestr apartida (tónica habitual de la saga), aunque es justo decir que, en realidad, una partida acaba toda vez superemos 5 fases. Superar otros niveles, con sus respectivos jefes, y alcanzar a ver los diferentes finales, completan un contenido bastante amplio para lo que suele ser el género, que se redondea con la posibilidad de elegir entre dos caminos en ciertos puntos determinados dentro mismo de cada nivel.

Usando las esferas moradas podremos atrapar a enemigos en nuestro provecho

 

Con respecto a la nueva versión rebautizada como G-Darius HD, M2 ha vuelto a hacer un gran trabajo en tareas de emulación y mejoras incluidas. La coletilla "HD" viene precisamente de la posibilidad de poder jugar con el juego a mayor resolución, evitando los típicos bordes de sierra y disimulando la ausencia de filtrado de texturas y otros efectos que son típicos de la actualidad. Fuera de eso, no es que aporte mucho más, ya que se trata del mismo juego que el original. Aparte, podremos aprovecharnos de un sistema de guardado, de unas pequeñas instrucciones para comprender la base de las mecánicas del juego (aunque faltan aspectos importantes, como por ejemplo sobre las puntuaciones), y otras chucherías como efectos gráficos, galería de enemigos atrapados, logros o ranking mundial para los más avezados. Una delicia para los amantes del género.

Algunos patrones de balas tienen tintes a lo bullet-hell, aunque sin llegar a ese extremo

Como es costumbre, no deja de ser un muy buen trabajo a este nivel, y esta versión disponible para PS4/PS5 y Switch es la mejor forma de recuperar al clásico hoy por hoy, superando con creces a la susodicha conversión de los 90 para PSX, la otra versión que apareció en PC un poco después, o la reconversión de PlayStation 2 del Taito Legends 2. Recordad, además, que las versiones físicas para PS4 y Switch estarán disponibles a partir del próximo 29 de octubre en Europa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

¿Es el Spectrum Next la evolución que esperabas del <i>Speccy</i>? Tim Gilberts nos muestra en exclusiva la esperada máquina

Los pasados 27 y 28 de octubre tuvo lugar la Play Expo Blackpool 2018 , un encuentro retro en la ciudad costera británica cerca de Mán...