Último episodio publicado: 28 de abril de 2024


2 de marzo de 2020

Impresiones con Dark Judgement; un «yo contra el bario» para ordenadores recuperado del olvido

Fase Bonus recupera y edita un viejo juego para PC



Como prácticamente todos los géneros de los videojuegos, los beat'em up o la más castiza denominación «yo contra el barrio» tuvieron su gran momento de gloria a finales de los 80 y principios de los 90 en los salones recreativos. Grandes clásicos como los Final Fight, Cadillacs & Dinosaurs o Captain Commando de CAPCOM, Golden Axe de SEGA, Tortugas Ninja o The Simpsons de Konami o Double Dragon de Technos, por citar sólo algunos, nos desahuciaron prácticamente los bolsillos en la época.



Aunque el género tuvo algún que otro título glorioso en consola —no me olvido de los Street of Rage de SEGA, que conste—, es un género anclado sobre todo al arcade, y el salto a las 3D les sentó francamente mal. De hecho, no soy capaz de recordar ahora mismo ningún gran título para la PSX.

Hay tres personajes entre los que elegir, cada uno con su estilo de lucha


Que los beat’em ups ya hubieran pasado de moda a mediados de los 90 no supuso ningún problema para cinco muchachos de Hong Kong, amantes del género y que en 1996 decidieron montar Frankenstein Studio para sacar su propio beat’em up, uno que siguiera a pies juntillas los cánones más clásicos del género. Es decir, un conjunto limitado de luchadores —tres en este caso—, cada uno con sus características y forma de luchar distinta, varios tipos de enemigos masillas a los que sacudir, los típicos jefes finales, las barras de energía, poder coger objetos y armas del suelo —esto también los enemigos— y poder usarlas, scroll lateral, dos dimensiones… y, además, por temas económicos, para una plataforma que se lo podía tragar todo pero que nunca había tenido tradición de beat’em ups: MS-DOS.

La presentación de los jefes finales posiblemente sea de lo más espectacular del juego

El desarrollo del juego finalizó en 1997, el equipo de desarrollo encontró un distribuidor que lo publicó en Hong Kong, Taiwán y Corea del Sur, pero, por desgracia, nunca llegó a ser un juego conocido. Y bueno, si no vas a ganar dinero al menos que el juego lo conozca y lo juegue mucha gente, así que decidieron regalárselo a la revista PC Game Week, la cual lo publicó en su momento en alguno de sus CD's recopilatorios tan a la orden del día en aquellos años.

Posiblemente el enemigo más odioso con el que te vas a encontrar: ¡los perros!

Por desgracia, todos aquellos sueños de 1996 se quebraron poco después cuando Frankestein Studio desapareció con tan sólo Dark Judgement publicado. El juego se habría perdido en los mares profundos de los juegos desconocidos del ya tocado de muerte por aquella época MS-DOS... si no fuera por unos irreductibles españoles conocidos en el mundillo como Fase Bonus, que lo han rescatado, actualizado, pulido y sacado de nuevo a la venta para equipos actuales en Steam.

Por supuesto, es de agradecer el gran trabajo realizado por los integrantes de Fase Bonus para rescatar un proyecto como este. Desde RetroManiac siempre hemos apoyado toda labor de preservación de los videojuegos, por lo que no podemos más que aplaudir esta iniciativa.

Aunque enormes y bien animados, por desgracia no hay demasiada variedad de enemigos

Ahora bien, por muy loable que sean tanto las intenciones como el esfuerzo, ¿qué tal juego es Dark Judgement? Como resumen rápido, es un juego que se deja jugar, y si te gusta el género lo vas a disfrutar. Obviamente, le falta bastante para llegar al nivel de los grandes del género, sobre todo si pienso en mis preferidos, los de CAPCOM, pero aún así es un digno representante de un juego nacido en el último tercio de los 90 desde un pequeño estudio independiente.

A nivel técnico no hay nada que objetar. Los sprites son enormes y los personajes están muy bien diseñados, especialmente algunos jefes finales. Se mueve todo muy fluido y no he tenido ningún problema de bugs ni nada, lo que hoy en día tal y como está la industria es toda una novedad, todo sea dicho. Los controles también responden bastante bien —excepto quizás por un detalle que luego comento— y el juego funciona rápido y sin esperas extrañas.

A nivel sonoro el juego también cumple. Las melodías son un poco machaconas pero más o menos es lo que esperarías de un juego hijo de su época, y los efectos de sonido están bien, aunque juraría que algunos gritos y golpes ya los había escuchado antes pienso, nuevamente, en juegos de CAPCOM, aunque curiosamente más en Street Fighter II que en sus beat’em ups.

Tras matar al final boss de turno pasarás de nivel


Sin embargo, algunos de los problemillas de Dark Judgement, y sin ser notables, los encontraremos en el plano jugable. Primero, la variedad de enemigos no es tan alta como sería deseable. Los soldados masculinos y femeninos no paran de repetirse nivel tras nivel, a veces sólo cambiando en la tonalidad de verde de su uniforme. Aunque a medida que avanzas van saliendo algunos nuevos, la variedad sigue siendo un poco pobre en ese aspecto.

La detección de colisiones también tiene sus altibajos. De cara a los golpes a enemigos normales funciona muy bien, pero yo me he desesperado con los perros, no conseguía darles y muchas veces la mejor forma de deshacerte de ellos era coger a algún otro rival y lanzarlo por los aires para que les cayera encima. Quizás necesite averiguar una estrategia diferente para este tipo de enemigos.

En algunas partes del escenario bajarán unos soldados del techo y se liarán a tiros con todo lo que haya.
Es complicado darles, lo mejor es apartarse donde no te den y dejarles que se vayan

Porque esto de coger a enemigos también tiene algunos problemas. ¿Recuerdas con Haggar en Final Fight agarrar a un enemigo y avanzar con él antes de hacer una llave? Podías hacerlo o no, sacudirle nada más cogerle. Pues aquí no, cuando agarras a algún enemigo, el personaje se deleita en su hazaña y durante ese tiempo igual te llevas alguna caricia. Y con las armas de fuego... a veces es mejor dejarse de tiros y liarse a mamporros. Un combo quita más vida y es más fácil darlo.

Los enemigos que portan armas las dejarán en el suelo, y podrás utilizarlas.
Pero muchas veces no son tan efectivas como una buena somanta de palos...

Dark Judgement se deja jugar. Al principio es muy fácil avanzar aunque a medida que avanza y empiezan a aparecer las armas de fuego las vidas se te van en un suspiro —por suerte hay muchas continuaciones—. Es divertido, como suelen ser este tipo de juegos, pero no es un título redondo por esas decisiones de diseño que hemos comentado. Lo mejor es que, si te gustan los beat’em ups, habrás  jugado y acabado mil veces todos los clásicos, por lo que seguramente agradecerás poder llevarte un juego nuevo a la boca, que además permite disfrutarse con algún amigo/a, con un precio muy comedido y que gracias al trabajo de Fase Bonus para adaptarlo y editarlo, no supondrá ningún problema ejecutarlo en una máquina moderna. Recomendable, sobre todo para los fanáticos del género.

Más info en la página de Steam de Dark Judgement

Por: Vampirro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

¿Es el Spectrum Next la evolución que esperabas del <i>Speccy</i>? Tim Gilberts nos muestra en exclusiva la esperada máquina

Los pasados 27 y 28 de octubre tuvo lugar la Play Expo Blackpool 2018 , un encuentro retro en la ciudad costera británica cerca de Mán...