Último episodio publicado: 28 de abril de 2024


12 de febrero de 2020

Reknum: plataformas y acción con dificultad de vieja escuela

Impresiones con este plataformas pixelado inspirado en los clásicos para Switch y PS4



NAPE Games, estudio independiente barcelonés, con la ayuda de la editora JanduSoft S.L. nos ofrecen Reknum, un plataformas con pixelart y una dificultad por encima de la media. En el juego tomaremos el papel de Cheri, una princesa que, arma en mano, tendrá que avanzar por 6 zonas de dificultad creciente esquivando obstáculos y matando enemigos.



Planteado como secuela de un juego aparecido para NES hace algo menos de un año, Reknum no prescinde de su ambiente viejuno y jugabilidad y mecánicas inspiradas en los clásicos plataformas de 8 bit para consola. Ya desde que iniciamos la partida nos aparece la historia del personaje contada mediante imágenes estáticas acompañadas de texto y, esto ya es una pequeña licencia moderna, una voz narrándola.

Al terminar con ello aparecemos en una cueva tirando de una espada clavada en el suelo y una hada a nuestra derecha nos habla por texto para orientarnos, empezando con un «Listen to me Princess». Seguro que los fans más nostálgicos de la saga Zelda habrán podido sentir un déjà vu en este momento, todo un guiño que se repetirá en otras situaciones más adelante en el juego.

Esos cofres pueden ser nuestra salvación


En los primeros momentos de la partida, pasaremos por un breve tutorial mientras avanzamos hacia la derecha y así aprender las mecánicas del juego con la ayuda de los textos explicativos que nos ofrece la hada. Los botones que aprendemos a usar son tres y con ellos podemos disparar flechas, atacar con la espada y saltar, pero de forma adicional podremos subir por paredes de salto en salto contra la pared.

Una vez comienza la aventura vemos dos características importantes en Reknum: Por una parte tenemos cofres repartidos por los escenarios que al golpearlos desprenden gemas y algún corazón de vez en cuando. Estos objetos nos otorgan mejoras temporales: las gemas sirven para aumentar las características de nuestro personaje haciéndolo más veloz, saltar más alto o incluso poder lograr un doble salto, mientras que los corazones nos dan aumento de vida, todo ello temporal y acumulable. Cuanto más objetos consigamos y en menos tiempo, mayor será nuestra progresión hasta morir.

Viajáremos a lo largo de diferentes escenarios


La otra característica es la ya mentada elevada, aunque progresiva, dificultad. Tenemos una barra de vida creada con corazones que irán disminuyendo según suframos daños de enemigos, pero el problema viene cuando al recibir cierto tipo de impactos morimos instantáneamente y somos llevados al inicio del nivel actual. No serán pocas las veces que en la parte final del nivel, por calcular mal un salto o no ver ciertas piedras colgadas por una especie de cuerda que nos aplastan, nos toque volver a empezar. En este último aspecto el juego nos requerirá paciencia y constancia, memorizando algunas partes y también los patrones de los enemigos de final de fase.

En el apartado gráfico nos topamos con un pixelart que podría situarse a caballo entre los 8 y los 16 bit, aunque aprovechando la ausencia de limitaciones de hardware actuales, y que va acompañado de música chiptune pseudo electrónica. Ambos casos cumplen perfectamente con el enfoque del juego. Además los escenarios varían, lo cual hace menos monótono el título: empezamos en una especie de cueva, luego vamos por zona montañosa, luego zona con agua en la que podemos incluso sumergirnos...

Nuestra particular Navi nos acompañará en la aventura


La duración de Reknum es alta debido a su dificultad salvo, quizás, para los más curtidos de la era 8 bit. Quizá parezca que no es para tanto volver al inicio del nivel, pero realmente penaliza mucho cuando ya has pasado alguna zona difícil y al poco te toca tener que repetirla por no calcular bien los movimientos. A veces la fórmula ensayo y error puede cansar, pero si eres paciente te espera un reto exigente de los que no se suelen disfrutar en los juegos actuales. Por si fuera poco, al atacar a enemigos debemos medir bien nuestro tiempo al pulsar los botones porque en ocasiones no les golpearemos si damos un espadazo demasiado pronto y por culpa de ello perderemos parte de nuestra vida al atacarnos ellos. En este punto quisiera hacer mención a lo que ocurre cuando un enemigo nos contacta: nuestro personaje saldrá despedido en dirección contraria al punto de impacto una leve distancia a la vez que se oye un sonido que a más de uno le recordará la misma situación en el primer Zelda de NES.

Mucho ojo con los saltos: habrá que medirlos al milímetro en ocasiones


Es interesante contar también que el diseño del juego incluye cierto componente de exploración, pues a veces nos topamos con dos caminos por los que ir, y uno de ellos nos llevará a recompensas en forma de gemas y corazones, incentivando que el jugador discurra por los escenarios y no se limite a avanzar de forma lineal. ¡Bien hecho!

Reknum quizá no sea apto para todos los públicos debido a su dificultad, pero los que quieran una dosis retro, con todo lo que ello implica, encontrarán un buen desafío, bien realizado y técnicamente inspirado en esos clásicos de 8 bit a los que hacemos alusión durante nuestras impresiones. De precio muy comedido y duración ajustada, es un título recomendable a poco que echéis de menos esos plataformas de NES de toda la vida. Reknum está disponible en las tiendas digitales de PlayStation 4 y Switch desde el 31 de enero por unos 5 €.

Por KDarkblade2

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

¿Es el Spectrum Next la evolución que esperabas del <i>Speccy</i>? Tim Gilberts nos muestra en exclusiva la esperada máquina

Los pasados 27 y 28 de octubre tuvo lugar la Play Expo Blackpool 2018 , un encuentro retro en la ciudad costera británica cerca de Mán...