24 de diciembre de 2023


13 de agosto de 2013

Impresiones con Shadowrun Returns, ¿la vuelta de un clásico del rol?

Aunque no sean precisamente los más extendidos, los libros de rol de Shadowrun llevan con nosotros desde los 80 y ya han recibido alguna que otra conversión al videojuego (para las consolas de 16 bits a mediados de los 90 y para 360 y PC en 2007). Por si no conoces la franquicia, el juego se basa en un mundo cyberpunk donde, además de los neones, la decadencia de la civilización, los implantes biomecánicos y la alta tecnología, encontrarás también la magia y las criaturas metahumanas, es decir, elfos, orcos, enanos o trolls.



Los más viejos del lugar seguro que se acuerdan de los excelentes cartuchos para Super Nintendo y Megadrive, cada uno con mecánicas e historias diferentes pero seguramente adelantados a su tiempo. El juego nipón para MegaCD de 1996 es aún más raro de ver, fue uno de los últimos del sistema de CD de Sega en aparecer y transcurre íntegramente en Japón. Sin embargo la ‘bronca’ llegaría en 2007 con el juego para PC y que se convirtió para desesperación de los seguidores del juego de tablero en un título de acción en primera persona que ni siquiera estaba ambientado en el mundo de los libros de rol, sino en uno alternativo presentado como continuación a este e inventado por FASA, la desarrolladora del juego. Debido a esto, Jordan Weisman, el creador del juego de rol original, quiso producir un nuevo videojuego que recogiera más fielmente el mundo plasmado en los libros, por lo que recuperó los derechos a Microsoft y fundó su propio estudio, Harebrained Schemes. Finalmente, y gracias a una de las campañas de crowfunding más exitosas de Kickstarter (recaudó más de 1,8 millones de $ con una petición inicial de $400.000), el juego por fin ha salido a la venta tanto para ordenadores (PC y Mac) como para tablets (iPad y Android).


Por supuesto, Shadowrun Returns cambia completamente de registro con respecto a su predecesor del 2007, pasando de ser un juego de acción a convertirse en un JDR con combates tácticos por turnos (bastante parecido en este sentido al XCOM, por poner un ejemplo, aunque salvando las distancias. Los combates en el juego de Firaxis son más ricos y profundos) y mucho, mucho, mucho diálogo por leer. El principal logro del juego es saber transmitir su atmósfera de forma coherente. Shadowrun Returns es puro cyberpunk, y para un enamorado del género y amante de películas como Blade Runner como servidor ya con esto me tiene ganado. El juego, como podéis ver por las capturas, utiliza una perspectiva isométrica, con escenarios muy trabajados que contienen infinidad de detalles. De hecho es una lástima que no se trate de un sandbox, porque dan ganas de perderse por las callejuelas y charlar y conocer a todos los personajes que las pululan. El hecho de tener magia y elfos y trolls en un juego futurista no choca y su explicación, si la quieres buscar, tampoco rechina.

Como todo JDR que se precie, nuestro personaje posee una serie de atributos
según su raza, profesión, etc.
El argumento del juego es sencillo. Recibimos la llamada póstuma de un viejo compañero diciéndonos que si la estamos recibiendo es porque está muerto y nos pide ayuda para coger a su asesino. A partir de ahí la profunda y bien trabajada historia se irá desgranando con cada personaje con el que charlemos, con cada escenario que visitemos y con cada cadáver que examinemos. Eso sí, sólo en inglés por el momento, aunque gracias a los fondos de más conseguidos con Kickstarter ya hay prometida una versión en español.

El combate es por turnos, contando cada personaje con dos acciones que puede
emplear para moverse, utilizar algún objeto o atacar
Que el juego sea en 2D implica, entre otras cosas, que es más o menos el mismo juego tanto para tablets como para ordenador, pero también que si te decantas por los PCs (o Macs) no necesitarás un ordenador muy potente para poder moverlo. Otra de las implicaciones es en el interfaz, concretamente en los diálogos. Cuando hablas con alguien se hace un pequeño zoom, si el personaje es relativamente importante verás un dibujo de su cara (dibujos muy bien hechos, dicho sea de paso), y en un cuadro aparecerá el texto junto con tus respuestas o el botón de continuar si lo que te está contando no cabe en el recuadro o es una frase final que no tiene réplica por nuestra parte.

Aunque tu inventario pueda ser enorme, sólo podrás llevar un número muy limitado
de armas y objetos. ¡Escógelos correctamente!
Para seleccionar una respuesta tiene sentido que le des con el ratón a la que quieres, pero si simplemente quieres continuar con pulsar con el ratón (donde sea) o una tecla o algo, debería continuar, sería más cómodo que obligarte a desplazar el ratón de donde sea que lo tengas hasta el pequeño recuadro de continuar. Esto en una pantalla táctil no es un problema (te da igual pulsar en el centro de la pantalla que en el recuadro), pero con ratón es un poco incómodo, y más si tenemos en cuenta las pocas dimensiones del recuadrito en cuestión.

La estética cyberpunk le da un toque decadente y futurista
que atrapa sin remedio. Avisado estás...
Dejando a un lado el interfaz, respecto al personaje que encarnas puedes elegir nombre, sexo (sólo afecta a nivel estético), raza (humano, elfo, orco, enano, troll... cada una con sus pros y sus contras), trasfondo (hacker, samurai, chamán, mago...) y profesión (shadowrunner, es decir, asesino a sueldo, militar, fuerzas de seguridad privada...). Cada elección hará que empieces con una serie de características y habilidades, y además activarán algunos diálogos. Sin embargo, el juego es totalmente lineal, eso quiere decir que puedes utilizar las habilidades especiales de tu personaje para resolver la situación, o puedes hacer lo que harían todos los demás que no lo tuvieran. Esto se ve mejor con un ejemplo...

El juego está repleto de diálogos, con los personajes más relevantes con su rostro dibujado.
En este caso, una camarera elfa.

En la partida que estoy llevando, tengo un hacker. Llega un momento en que tengo que desbloquear un ordenador, y puedo hacerlo de dos formas. Si tengo suficientes puntos en una habilidad concreta, podré hacerlo sin más, porque soy muy bueno. Si no... tengo que pasar por el proceso de recuperación de contraseña que me hará tres preguntas, y las respuestas las podré sacar investigando un poco. Como era hacker, pude hacerlo a las bravas, pero después intenté la otra opción, la de las respuestas, y también pude desbloquear el ordenador, sólo que eso me implicó un trabajo de exploración y luego algo de deducción. El juego está pensado para que con tu personajes puedes acceder a todo, dependiendo de cuál tenga algunas cosas te serán más sencillas que otras, pero no habrá nada que te vayas a perder por no tener el personaje adecuado.

Las misiones secundarias que encontrarás te proporcionarán además de más diversión ,
dinero, objetos valiosos y experiencia.

Si hablamos del apartado sonoro, quizá sea el que peor está de todo. La historia excelente, los diálogos absorbentes (aunque son muchos). Los combates son entretenidos y no agobian, hay muchas posibles combinaciones de personajes que elegir con el que jugar, los gráficos excelentes (siempre que seas capaz de disfrutar con entornos isométricos en 2D), pero la música... no es que esté mal, es que al jugar simplemente acompaña y si la quitas ni siquiera te das cuenta de ello. No suma, aunque al menos tampoco resta. Es sí, igual el juego debería tener más efectos de sonido, salvo en los combates prácticamente lo único que se oye es la música y ya, porque los diálogos no están doblados (no, ni siquiera al inglés).

Nos encontraremos con gran cantidad de personajes y situaciones curiosas

No obstante, estos defectos que comento no hacen que Shadowrun Returns sea un mal juego. Al contrario, su ambientación y la historia consiguen enganchar desde el principio, ya seas neófito en el universo creado por Weisman, o conozcas los tejemanejes del juego de rol y las novelas, debería estar en tu punto de mira. Es cierto que no es un juego para todos los públicos, pero si te gusta el cyberpunk, las buenas historias o los combates tácticos por turnos no deberías dejar de echarle un buen vistazo. No te decepcionará.

Visita la web oficial de Shadowrun Returns

Impresiones realizadas con la versión para Steam de Windows. Código proporcionado por Harebrained Schemes.

3 comentarios:

  1. ¡Qué buena entrada! Buscaremos algún gameplay por lo que se comenta de la música pero por lo demás sí que tiene buena pinta.

    ResponderEliminar
  2. Aunque estoy de acuerdo con muchos de estos puntos mi impresión es que el juego es mas una "librería" para jugar aventuras hechas por los usuarios que la aventura en si que trae (y que se explica aquí). El "creador de contenidos" es muy muy bueno y permite que cualquiera haga una aventura, la suba a la "store" (de steam?), la gente la puntúe y juegue, etc.
    A mi me gustó mucho pero luego vi que se quedaba algo corto en cuanto a profundidad y exploración. Quizás el problema era que lo comparaba con el Baldur's Gate y no va de ese modo (para nada).
    En la aventura inicial que han sacado con el juego olvidaos de exploración, de buscar objetos ocultos, de reclutar miembros para tu grupo (estos se contratan para misiones y después se van), etc. El desarrollo es bastante directo y rápido (habla con este y mata a aquel otro). Por ejemplo en una parte de la aventura te dicen que investigues X y te sale en la pantalla donde tienes que pulsar para encontrar las pistas...un poco triste.
    De todas formas es un juego muy recomendable si te gustan los juegos de rol ;)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

¿Es el Spectrum Next la evolución que esperabas del <i>Speccy</i>? Tim Gilberts nos muestra en exclusiva la esperada máquina

Los pasados 27 y 28 de octubre tuvo lugar la Play Expo Blackpool 2018 , un encuentro retro en la ciudad costera británica cerca de Mán...