Último episodio publicado: 28 de abril de 2024


6 de octubre de 2020

«Su final vino más bien de una gestión mejorable, un error humano». Entrevistamos a Miguel Ángel Guzmán acerca de su documental sobre la historia de Game 40



El pasado domingo, a las 9 de la noche en punto, se estrenó en el canal de Youtube de Nebulared el esperado documental sobre el programa de videojuegos Game 40. Dirigida y producida por Miguel Ángel Guzmán, la película de algo más de una hora, cuenta la historia de este mítico programa que creció con el paso de los años hasta convertirse en un referente para todos los amantes de los videojuegos.



Contando con la aportación de Rubén López, Miguel Balbuenade, Carlos Suárez Pazos y María Izquierdo, Miguel Ángel bucea en la historia del programa contando con sus protagonistas, desde Luis Merino, director general en aquel momento de Los 40 Principales hasta Juan Luis Ferrer, primer presentador del programa.

De hecho, el programa pasó por varias etapas, comenzando en 1992, cuando fue presentado por el propio Ferrer, para luego entrar en un periodo de expansión con Guillém Caballé como director, acompañado por Carlos Ulloa, Manuel Martín-Vivaldi y Ángel Ortiz (este último durante menos tiempo). Al tiempo se unieron al elenco colaboradores como Pin y Pon (Ángel Garijo y Rober Muñoz), manteniendo siempre un espíritu crítico y una visión sobre los videojuegos que iba más allá de noticias superficiales y comentarios de juegos.

Tras la abrupta finalización en 1998, muchos de sus seguidores no dejaron de reconocer el mérito y el buen hacer con páginas dedicadas a Game 40, publicación de episodios de la radio digitalizadas, recopilación de las músicas que se pinchaban en el programa, etc. hasta que ha culminado en esta película reconocimiento que se estrenaba el pasado 4 de octubre, el mismo día hace 22 años que aquel Game 40 echaba sus puertas para lamento de sus oyentes.

Hablamos con Miguel Ángel para que nos cuente algo más acerca de este proyecto hecho realidad, que ha costado tanto cristalizar, pero que disfrutaréis enormemente con su visionado.

Ahora que por fin hemos podido disfrutar del documental. ¿Es lo que necesitaba un programa como Game 40 para recibir el reconocimiento que se merece? 

No sé si es lo que el programa necesitaba para recibir el reconocimiento que se merece. Creo que el reconocimiento lo tiene. Hay una legión de aficionados que hemos ido grabando programas, que hemos ido recordando cada 4 de octubre el aniversario. No sé si debería tener más reconocimiento del que tiene Game 40 en estos momentos. En el documental se aprecia el legado y la importancia que tuvo el programa en los videojuegos y en la prensa de los videojuegos. Creo que en ese sentido el documental no descubre nada, pone de manifiesto lo que realmente fue el programa.

«Creo que en ese sentido el documental no descubre nada, pone de manifiesto lo que realmente fue el programa»

¿Qué sensación te queda al haberlo terminado?

La verdad es que de alivio, de satisfacción y de sentirme muy, muy honrado por poder hacerlo. Han sido años duros para poder sacar esto adelante y el hecho de poder verlo terminado; me deja una sensación muy buena. Me gustaría quedarme y enfatizar con la parte buena del proceso, ¿no? La cantidad de gente que me habéis animado, que me habéis escrito preguntando como iba la cosa, etc. Aunque también es cierto que me he encontrado con algunos que pretendían llenar su tiempo libre con nuestro trabajo desinteresado, y aunque eso no va a cambiar, siempre va a existir ese tipo de demanda, en general me quedo con la parte buena de todo el proceso. Estoy muy contento, la verdad.

Han sido dos años de producción intensa, pero empezaste a trabajar en el documental desde bastante antes. Con pandemia de por medio, trabajo, niños... ¿Cómo te la has arreglado para completar el proyecto?

Bueno, el documental lo empecé en 2017 realmente. Como le digo a gente cuando empecé tenía un hijo menos de los que tengo, una hipoteca menos de la que tengo ahora, y un trabajo totalmente distinto. La vida me ha cambiado mucho desde que tuve la idea. Esta idea nace en verano de 2017, a partir de ahí empezamos a darle vueltas y a final de ese año empezamos a grabar. Han pasado 3 años desde que empezamos a organizarlo todo.

De hecho, gracias a la pandemia lo he podido terminar. He podido parar más en casa, tener algo más de tiempo libre y terminarlo, en definitiva. Mi trabajo del día a día me quita mucho tiempo, y tener 3 niños es tener una responsabilidad alta y me quita también mucho tiempo. Pensaba «voy a darle el fin de semana», y cuando llegaba estaba agotado y lo último que me apetecía era ponerme tras haber estado el resto de la semana sentado delante del ordenador, aunque fuera para algo tan ilusionante como esto. No le descubro a nadie que juntar todas las piezas tras horas y horas de grabación para un documental, donde contamos una historia, se hace muy complicado.

Hemos hecho lo que hemos podido, me hubiera gustado que hubiera salido antes, pero bueno, que se le va a hacer, mi vida es así y la presión me la he puesto yo mismo, aunque afortunadamente hice bien en no buscar financiación externa ni nada parecido. Ahora he tenido la oportunidad de terminarlo tras un empujón final de 4 o 5 meses de trabajo intenso, y aquí está, ¡por fin!

Llevarlo a cabo demuestra compromiso pero también mucho cariño por aquel programa de radio que nos acompañó a muchos de nosotros en nuestra adolescencia. ¿Qué recuerdos te traen a ti Game 40?

Para mi, que le he dedicado 3 años de mi vida a hacer un documental de Game 40, pues es eso, una parte muy importante de mi vida y unos recuerdos increíbles. Disfrutaba del programa en unos momentos en los que descubrimos mucho de la vida, con 15, 16 o 17 años. Sí que me gustaría aclarar que para mi había un abismo entre lo que me ofrecía Game 40 y las revistas en papel especializadas de aquella época. Tengo un cariño increíble a las revistas, que fueron las que me introdujeron en el mundillo, con 10 o 12 años, cuando compraba la Hobby Consolas y leía y veía todas esas pantallas de la revista con una ilusión enorme, pero Game 40 para mi supuso poner todo aquello en orden, darle algo de perspectiva, conocer que detrás de todo aquello había una industria. Recordar todo eso, me trae unos recuerdos enormes.

«Game 40 para mi supuso poner todo aquello en orden, darle algo de perspectiva, conocer que detrás de todo aquello había una industria»

¿Y cómo vivía el Miguel de aquella época sintonizar Los 40 en la radio y escuchar a Guillem y compañía?

Te contaré una anécdota. Con 17 años tuve que marcharme a México por temas familiares y allí me fui con mis 15 o 16 episodios grabados en cintas del programa. Me los ponía una y otra vez y era algo que me mantenía el enlace con España. Allí, con una vida desde cero, sin Internet, sin poder oír la radio. Le pedía a mis amigos y primos que me grabaran el programa y me lo enviaran en cinta, cruzando el Atlántico. Me llegaban un mes después de emitirse el programa, pero me hacía una ilusión tremenda. Imagina también cómo me tocó vivir allí también el anuncio de que lo dejaban, dos o tres semanas después de que lo anunciaran. Recuerdo que ya tenía Internet en ese último año en México, y cómo accedía a la web de la cadena tratando sin suerte de encontrar el programa y no poder escuchar la despedida. No sería hasta años después cuando viví el final de Game 40, cuando encontré ese último programa subido a Internet.

Precisamente sobre su abrupto final, muchos creen que no era su momento, y que podría haber aguantado el tirón perfectamente en la cadena sin interrupciones. De hecho, los videojuegos están más a la orden del día ahora, con secciones en programas que hablan de ellos, programas independientes, podcasts... De hecho, el programa volvió a la cadena a partir de 2009 con su segunda etapa. ¿Crees que aquel Game 40 fue un incomprendido?

Creo que no, no creo que fuera un incomprendido. Y pienso que esto del final lo hemos conseguido reflejar bien en el documental; cómo se dio por terminado el programa y todo este tema. Pienso que su final vino más bien de una gestión mejorable, un error humano… no me corresponde a mi decirlo, en realidad. Creo, sinceramente, que fue un error grave, aunque a toro pasado siempre es fácil decirlo, pero bueno, a día de hoy podemos ver como es la industria de los videojuegos y en ese momento, con PlayStation consolidada, Dreamcast a punto de salir en varios mercados, o habiendo salido ya en otros lugares del mundo… tener un programa de videojuegos con esa audiencia y quitarlo, no parece ser la mejor decisión. No creo que eso tenga que ver con que el programa fuera un incomprendido, sino más bien un error, un grave error.

«No creo que eso tenga que ver con que el programa fuera un incomprendido, sino más bien un error, un grave error»

Imaginamos que la dispersión geográfica de los protagonistas del 20 años de Game 40 también fue un escollo a superar, pero hasta Carlos aparece, desde las islas británicas. Cómo nos has comentado antes, no has buscado patrocinadores ni producción externa, por lo que los costes han corrido de tu parte. ¿Cómo has gestionado todo esto?

Ni patrocinio, ni producción externa ni nada de nada. Todo lo hemos costeado nosotros. Cuando lo planteé por primera vez a Guillem y Manuel me dijeron que quizás con Pin y Pon y especialmente con Carlos, en Inglaterra, podría ser algo más complicado, y que quizás podríamos hacerlo vía Skype o similar. Pero yo no quería hacerlo así, yo quería grabarles con la cámara. En cuanto a gestionarlo, pues somos gente normal, trabajadores, así que con ilusión y mucho sacrificio lo hemos podido llevar a cabo. Estoy muy agradecido a toda la gente que ha colaborado y me ha ayudado en el proyecto, que ha empleado su tiempo libre y así lo he querido reflejar en el documental, como son Miguel Balbuena o Rubén López. Yo tengo el guion, la historia, sé lo que quiero contar, pero soy informático de profesión, precisamente gracias a Game 40, y gracias a que Miguel estudió Comunicación audiovisual y es profesional del medio, pudimos contar con su equipo y sus conocimientos con la iluminación, el sonido y luego con todo el proceso de montaje, que ha ido retocando junto a Rubén. Desde el principio les dije que era un proyecto sin ánimo de lucro, que solo quería contar una historia, y ellos se embarcaron por pura amistad y porque creían que era una historia chula e interesante. Viajamos a Bilbao ida y vuelta el mismo día, quedamos con Pin y Pon, grabamos y de vuelta. Una paliza, pero bueno, ahí lo tienes, lo conseguimos.

En el caso de Carlos claro que fue algo más complicado por lo de tener que desplazarte en avión, alquiler de coche, conducir por el lado que no es *risas*... En fin, más difícil, por así decirlo, pero con ilusión se hace. Una de las mejores decisiones ha sido hacer el documental sin pedir dinero a nadie. Guillén y Manuel incluso se ofrecieron por si había que hacer alguna aportación. Pero yo no quería tener esta presión, y con la vida que tenía y el disponer del tiempo de mis amigos, no podía llegar a las exigencias que puedes tener al recibir algún tipo de ayuda financiera. Si ya de por sí hemos recibido presión por tardar en sacarlo y no le debíamos nada a nadie, por así decirlo, pues imagina si hubiera habido dinero de por medio. Haberlo podido sacar así me ha parecido fantástico.

¿Qué es lo que quizás te ha sorprendido más al ir profundizando en la historia del programa, en su producción, evolución a lo largo de los años...? Sinceramente, descubrir a los Pin y Pon para nosotros ha sido todo un shock...

Bueno, como dije en Retroworld cuando presentamos el trailer, no tengo una respuesta impresionante para esta pregunta. Yo escuchaba los programas que tenía grabados muchas veces, porque me gustaban, porque aprendía algo nuevo, me parecía algo que no había obtenido nunca en el periodismo de los videojuegos y me fascinaba. En mi juventud los escuchaba mucho, y entonces, bueno, cuando prácticamente ya te sabes de memoria los programas, crees que conoces a esas personas que escuchas cada domingo en la radio, que sabes cómo son, y el verdadero pago que me llevo con todo esto, ha sido precisamente haberlos conocido personalmente. Sentarme con Guillem y Manuel en una mesa para preparar el documental me ha parecido flipante. Haber conocido a Pin y Pon, que como dices estamos todos en shock, pues yo también.

Al terminar el documental pues he mantenido una relación muy cercana, y me ha sorprendido que son muy buena gente, que son gente super accesible, y he podido constatar que, efectivamente, más que un producto, Game 40 se hacía desde la ilusión y la pasión de este grupo de personas que son así, tal y como me los imaginaba al escucharles en la radio. Como dice Manuel en el documental: «amábamos el programa», y lejos de ser todo de cartón piedra, como muchas veces ocurre con las personas detrás de los personajes, aquello era todo real y ellos eran tan buenos como realmente parecía, y eso es lo que más me ha impresionado. Eso… y descubrir el secreto de MUP, que no se cuenta en el documental ni lo puedo contar, son las dos cosas que más me han sorprendido.

¡Ops! ¿El secreto de MUP?

Mis labios están sellados :)

El visionado es libre, y se ha estrenado de hecho en tu canal Nebulared en Youtube. ¿Siempre ha sido tu intención? Producir una película al alcance de cualquiera?

Pues como he comentado antes, realmente mi idea con el documental desde el primer momento era hacerlo gratis por las razones que comenté. Plantearlo de otra manera creo que hubiera sido un error, y haber entrado en exigencias seguro que no nos hubiera llegado a nada bueno. Hemos hecho el producto que hemos querido y  lo que interesa es que lo vea el mayor número de gente posible, cuando quiera y cómo quiera.

«Hemos hecho el producto que hemos querido y  lo que interesa es que lo vea el mayor número de gente posible, cuando quiera y cómo quiera»

Por cierto; su estreno en domingo y a las 21:00 no podía ser pura casualidad…

Efectivamente, el estreno ha sido este 4 de octubre, que es el aniversario de la finalización de Game 40, y que además da la casualidad que este año cae también en domingo, que era el día de emisión del programa, pues fenomenal. Eso sí que ha sido totalmente intencionado.

Seguramente en este momento muchos de nosotros estaremos como locos buscando nuestras viejas cintas grabadas de la radio con nuestros programas favoritos. De hecho, tengo que tener alguna con solo los cortes musicales, las remezclas, etc. que comenzaron a ponerse y que me encantaban. ¡Ese Gamemix!

Pues sí. Hay mucha gente que ha hecho una labor increíble, como el esfuerzo de recopilar y subir todos los audios y otros documentos de Game4Ever, por ejemplo, que tiene un mérito impresionante. En 2003 o 2004, más o menos, aporté también mi granito de arena. Estaba en la carrera e hice una página web de videojuegos que se llamaba Nebulared y mediante la que pude introducirme un poco más en esto del periodismo de videojuegos, contar con cierta regularidad, poder ir a eventos, etc. Aproveché también en esa época para subir muchos de los programas que tenía digitalizados de Game 40, de hecho, muchos de los programas que circulan por la Red son grabaciones mías. En aquella época conocía a Víctor Prieto y me proporcionó una copia de todos sus programas digitalizados, que también subí a Nebulared. Incluso conseguí contactar con Manuel, que por aquel entonces comenzaba a trabajar en una empresa que montó de desarrollo web y al que pude entrevistar más o menos para la salida de PlayStation 3. De hecho, esa entrevista puede aún consultarse archivada a través del artículo de la Wikipedia sobre Game 40. Por fortuna, todo ese interés de mucha gente, permite que hoy día existan muchas posibilidades de escuchar el programa. Está fenomenal.

Hablando de los programas antiguos, los cortes publicados en la Red en diferentes soportes, etc. ¿Algún problema con la cadena radiofónica, usar algunos cortes originales, etc.? En el pasado no ha sido precisamente muy permisiva…

Sí, sé que ha habido algunos problemas en el pasado y durante este tiempo, una vez que lo vió Guillem y lo anunciamos en Youtube, me dijo que gente de la cadena se había interesado, lo había visto, y, bueno, en principio ahí estamos, no han comentado nada. Viendo que el documental no tiene ningún ánimo de lucro, se distribuye libremente y demás, creo que no debería haber ningún problema.

¿Algún proyecto de futuro? ¿Algo que quieras compartir con nuestros lectores?

Pues sí, porque me encanta esto del periodismo de los videojuegos, no en quedarse únicamente en puntuar los juegos con notas, sino en contar historias, en investigar y aportar datos en mis comentarios. Es algo que estoy haciendo, por ejemplo, en el canal de Nebulared ahora mismo, y si visionáis el vídeo de Darius, donde muestro como me paso el juego sin continuar en una Mega Drive Mini, podréis apreciar también que introduzco un poco el juego al principio, cuento la historia del mueble, etc. Tengo otro vídeo sobre Kojima, que no es la historia que se ha contado siempre, sino algo contado desde otra perspectiva. En fin, es lo que me gusta. Tengo en mente otro documental que me gustaría hacer, a ver si consigo que mis compañeros se embarquen en otra historieta si es que no han acabado hasta el gorro de mi, pero con tranquilidad y según me pueda organizar con la vida que tengo y mis responsabilidades.

«Tengo en mente otro documental que me gustaría hacer, a ver si consigo que mis compañeros se embarquen en otra historieta»

Pues mil gracias por darnos algo de tu tiempo, Miguel, y esperamos que muchos se acerquen a su ordenador, su móvil o el dispositivo que utilice para acceder a Youtube, y disfruten con el documental que habéis preparado. Desde RetroManiac agradecemos vuestro trabajo, ¡y mucho!

Muchas gracias por vuestro interés por el documental desde que se anunciara en Retroworld, de promocionarlo y por acercaros a nosotros para darle difusión. ¡Un fuerte abrazo a todos vuestros lectores!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

¿Es el Spectrum Next la evolución que esperabas del <i>Speccy</i>? Tim Gilberts nos muestra en exclusiva la esperada máquina

Los pasados 27 y 28 de octubre tuvo lugar la Play Expo Blackpool 2018 , un encuentro retro en la ciudad costera británica cerca de Mán...